Follow by Email

lunes, 9 de diciembre de 2013

Beatriz



 Beatriz Uribe de Castro pasaba sus horas de una forma un tanto peculiar.  El lugar era indiferente: podía estar en  su casa, en el metro, o en cualquier cafetería de la ciudad creando mundos paralelos cuya única acción transcurría en su mente. Beatriz era completamente ajena a la realidad que la rodeaba. Deambulaba por las calles con la mirada perdida y cuando sentía que la creación del momento la atormentaba, cambiaba de escenario con la misma facilidad con la que uno se cambia de ropa.
En algún momento fue feliz pero eso formaba parte del pasado: un pasado que por otro lado  no deseaba recordar. Si hubiera podido, habría borrado su nombre de todo documento oficial y se habría reinventado de nuevo. Beatriz ¿qué nombre era ese? De origen latino significaba bienaventurada ¡qué ironía! Mejor le hubieran puesto Lilith, la proscrita que se liberó de Adán para estar con su amante; esa si tenía agallas. Abandonada por su marido y sin haber podido engendrar hijo alguno, naufragaba entre la cobardía de la supervivencia y la locura.          
Sus personajes le regalaron el mundo que deseo. Amaba a uno por encima de todos; disfrazada de guadaña tentaba a la  muerte y le hacia un guiño de desprecio. Era la burla perfecta. Pero como dice el Tango” toda carta tiene contra y toda contra se da” y  una fría mañana de otoño, Beatriz fue burlada. Ya no más escenas: el telón cayó frente a ella sin poder evitarlo. Una vecina extrañada por no haberla visto en días,  avisó a la policía. Encontraron su cuerpo  junto a otros cinco cadáveres más esparcidos por la habitación: parecían títeres  salidos de un carnaval dantesco.