Follow by Email

lunes, 5 de diciembre de 2011

Lamiendo tus heridas

Déjame lamer tus heridas
y en cada cicatriz
devolver las gotas de sangre perdida
una a una
a tus tiernas venas
que recorran tu cuerpo
hasta  llegar de nuevo a tu corazón
y que palpite con renovada fuerza
la que permite sobrevivir
siempre y por encima de todo
a los amantes
los que proyectaron sus sueños
mas allá de las realidades vitales
y ya recuperado
con tu nuevo ser renacido
déjame
que beba tu sangre
hasta impregnarme de ti por completo
por los siglos de los siglos.
Amen

No hay comentarios: